Tarta Sacher, la receta paso a paso

Creo que todos conoceis, y seguramente hayáis probado, la tarta Sacher. Se trata de una tarta de origen austriaco hecha con bizcocho de chocolate, rellena con mermelada de albaricoque, y con una capa de glaseado recubriéndola. Como siempre, en la Wikipedia podéis encontrar más información sobre esta famosa tarta. Y si queréis, también podéis alojaros en el hotel Sacher de Viena.

CategoríaTartasDificultadIntermedia

La receta en cuestión no es demasiado compleja. Se trata de hacer un bizcocho de chocolate que luego partiremos por la mitad y rellenaremos con la mermelada de albaricoque. Finalmente lo cubriremos con la ganache de chocolate, y daremos el toque final con la decoración, que dejo a vuestra imaginación.

Tarta Sacher

Preparación35 minsCocción45 minsTotal1 hr 20 mins

Ingredientes:

Para el bizcocho
 6 huevos
 200 grs azúcar
 150 grs mantequilla
 150 grs chocolate negro
 150 grs harina
 50 grs almendra molida
Para el relleno
 200 grs mermelada de albaricoque
Para la cobertura
 200 grs chocolate negro
 200 ml nata para montar
 50 grs mantequilla

Preparación:

1

Precalentamos el horno a 180º.
Preparamos un molde redondo desmontable de 20 cm. engrasándolo y enharinándolo.

2

Troceamos el chocolate y lo fundimos junto con la mantequilla en el microondas o en un cazo al fuego. Reservamos y dejamos que se temple.

Chocolate y mantequilla

3

En un bol grande ponemos los huevos y el azúcar; con las varillas batimos hasta que tripliquen su volumen.

Huevos y azúcar

4

Incorporamos el chocolate fundido y mezclamos hasta que quede bien integrado.

5

Añadimos la harina tamizada y la almendra molida y mezclamos con una espátula con movimientos envolventes.

Almendra en tarta Sacher

6

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 180º durante unos 45 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio.

7

Desmoldamos y dejamos enfríar sobre una rejilla. Os recomiendo ponerlo boca abajo para que quede más bonito, luego corregiremos la chepa que le habrá salido al hornear.

Tarta Sacher en rejilla

8

Una vez frío, con un cuchillo cortamos el copete del bizcocho hasta que quede plano y asiente bien. Recordad que lo pondremos boca abajo.
Con los restos que quedan no hace falta decir qué hacer...
Luego cortamos el bizcocho por la mitad con un cuchillo largo, intentando hacer un corte recto y que las dos partes del bizcocho queden del mismo grosor.

9

Calentamos la mermelada un poco y la removemos para que se quede algo más líquida. La extendemos con una espátula sobre el bizcocho que quede en la parte inferior.
Lo cubrimos con la otra mitad.
Con esto ya tenemos la primera parte hecha, ahora a por la cobertura.

10

Para la ganaché ponemos en un bol el chocolate troceado y calentamos la nata en un cazo.
Vertemos sobre el chocolate la nata caliente y removemos hasta que se disuelva, añadiendo al final la mantequilla y removiendo hasta que quede una ganaché brillante y homogénea.

11

Ponemos nuestra tarta sobre una rejilla y vertemos la ganaché por encima. Antes habremos puesto una bandeja o papel debajo para no manchar la encimera. Esos restos de chocolate... bueno, cada uno sabe lo que hacer con ellos 😉

12

Dejamos que termine de enfriar el chocolate, y luego la introducimos en la nevera, idealmente hasta el día siguiente.
En cuanto a la decoración podemos usar lo que se nos ocurra, nata o, como en este caso, unas perlitas plateadas.

Ingredientes

Para el bizcocho
 6 huevos
 200 grs azúcar
 150 grs mantequilla
 150 grs chocolate negro
 150 grs harina
 50 grs almendra molida
Para el relleno
 200 grs mermelada de albaricoque
Para la cobertura
 200 grs chocolate negro
 200 ml nata para montar
 50 grs mantequilla

Preparación

1

Precalentamos el horno a 180º.
Preparamos un molde redondo desmontable de 20 cm. engrasándolo y enharinándolo.

2

Troceamos el chocolate y lo fundimos junto con la mantequilla en el microondas o en un cazo al fuego. Reservamos y dejamos que se temple.

Chocolate y mantequilla

3

En un bol grande ponemos los huevos y el azúcar; con las varillas batimos hasta que tripliquen su volumen.

Huevos y azúcar

4

Incorporamos el chocolate fundido y mezclamos hasta que quede bien integrado.

5

Añadimos la harina tamizada y la almendra molida y mezclamos con una espátula con movimientos envolventes.

Almendra en tarta Sacher

6

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 180º durante unos 45 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio.

7

Desmoldamos y dejamos enfríar sobre una rejilla. Os recomiendo ponerlo boca abajo para que quede más bonito, luego corregiremos la chepa que le habrá salido al hornear.

Tarta Sacher en rejilla

8

Una vez frío, con un cuchillo cortamos el copete del bizcocho hasta que quede plano y asiente bien. Recordad que lo pondremos boca abajo.
Con los restos que quedan no hace falta decir qué hacer...
Luego cortamos el bizcocho por la mitad con un cuchillo largo, intentando hacer un corte recto y que las dos partes del bizcocho queden del mismo grosor.

9

Calentamos la mermelada un poco y la removemos para que se quede algo más líquida. La extendemos con una espátula sobre el bizcocho que quede en la parte inferior.
Lo cubrimos con la otra mitad.
Con esto ya tenemos la primera parte hecha, ahora a por la cobertura.

10

Para la ganaché ponemos en un bol el chocolate troceado y calentamos la nata en un cazo.
Vertemos sobre el chocolate la nata caliente y removemos hasta que se disuelva, añadiendo al final la mantequilla y removiendo hasta que quede una ganaché brillante y homogénea.

11

Ponemos nuestra tarta sobre una rejilla y vertemos la ganaché por encima. Antes habremos puesto una bandeja o papel debajo para no manchar la encimera. Esos restos de chocolate... bueno, cada uno sabe lo que hacer con ellos 😉

12

Dejamos que termine de enfriar el chocolate, y luego la introducimos en la nevera, idealmente hasta el día siguiente.
En cuanto a la decoración podemos usar lo que se nos ocurra, nata o, como en este caso, unas perlitas plateadas.

Tarta Sacher

La última vez que hice esta tarta para una cena con amigos tenía una excelente mermelada de frutos rojos que me habían regalado, y opté por usar esta para el relleno en lugar de la de albaricoque. Casa perfectamente con el resto de componentes de la tarta, con lo que podéis usarla sin miedo.

En el blog también podéis encontrar otro pastel que lleva una ganaché de chocolate, el pastel de pera.

5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.