Tarta fría de queso y Baileys, sin horno

¿Verdad que apetece poco encender el horno estos meses de calor? Para evitarlo tenemos las siempre deliciosas tartas frías, como esta tarta fría de queso y Baileys que podéis encontrar en esta receta. Son tartas sencillas de hacer y que siempre son un gran broche final para una comida de verano.

Espectacular: Baileys y chocolate

El Baileys es una conocida crema de whisky que, a poco golosos que seamos, nos va a encantar. Sola con un poco de hielo siempre apetece, pero ¿por qué no usarla para hacer un postre?

Baileys
Baileys

Como siempre pasa en estas tartas, hemos de tener cuidado con la cantidad de gelatina que usaremos. Si nos pasamos nos quedará una tarta como un flan, y si nos quedamos cortos no cuajará correctamente. Para las cantidades del relleno que os propongo, las 4 hojas de gelatina conseguirán que cuaje pero que a la vez quede cremosa.

¿Vemos como se hace esta receta de cheesecake de Baileys?

La receta de tarta fría de queso y Baileys

CategoríaTartasDificultadPrincipiante

La base de esta receta es la crema de whisky y el queso, que acompañados de nata y chocolate hacen que esta tarta tenga un sabor intenso. Para la base usaremos galletas digestive con un toque de nueces, aunque también podríamos usar galletas Oreo. En este caso he usado unas digestive normales. La cantidad de Baileys es orientativa, con la que os propongo el sabor a Baileys es bastante intenso, pero podéis echar menos si os apetece.

Tarta fría de queso y Baileys

Preparación50 minsTotal50 mins

Ingredientes:

Para la base
 150 grs galletas digestive
 75 grs mantequilla
 20 grs nueces picadas
Para el relleno
 200 grs queso crema
 120 grs azúcar
 1 yogurt natural
 200 ml nata
 50 grs chocolate negro 70% cacao
 4 hojas de gelatina
 40 ml leche
 75 ml Baileys

Preparación:

1

Forramos la base de un molde desmontable de 20 cm. con papel de horno.

2

Trituramos las galletas, podemos usar el accesorio de picar de la batidora o meterlas en una bolsa y machacarlas.
Las mezclamos en un bol con las nueces picadas y reservamos.

3

En un cazo derretimos la mantequilla a fuego suave y la incorporamos a las galletas, mezclando bien.
Con esa masa cubrimos la base del molde, apretando con los dedos o una espátula, intentando que quede nivelada.
Introducimos el molde en la nevera para que vaya endureciendo.

4

Montamos la nata y reservamos.

5

En un bol ponemos el queso, el yogur y el azúcar. Batimos hasta que quede una mezcla suave y bien integrada.

6

Hidratamos la gelatina en agua el tiempo que indique el paquete. Calentamos la leche y le añadimos la gelatina hidratada y escurrida, removiendo hasta que se deshaga del todo.
Añadimos la leche con gelatina a la mezcla anterior y removemos.

7

Fundimos el chocolate al baño maría o en el microondas y lo añadimos al bol, mezclando bien.

8

Incorporamos el Baileys, mezclamos, y finalmente la nata montada, mezclando con movimientos envolventes.

9

Vertemos la mezcla en el molde que teníamos preparado con la base de galletas e introducimos en la nevera hasta que endurezca, durante unas horas o hasta el día siguiente.

10

Para desmoldar, si vemos que está algo pegada al borde podemos pasar un cuchillo fino. Abrimos el aro del molde y ya retiramos de la base, quitando con cuidado el papel de horno. Hemos de manipularla con cuidado, no sería la primera vez que se me parte la base...

Ingredientes

Para la base
 150 grs galletas digestive
 75 grs mantequilla
 20 grs nueces picadas
Para el relleno
 200 grs queso crema
 120 grs azúcar
 1 yogurt natural
 200 ml nata
 50 grs chocolate negro 70% cacao
 4 hojas de gelatina
 40 ml leche
 75 ml Baileys

Preparación

1

Forramos la base de un molde desmontable de 20 cm. con papel de horno.

2

Trituramos las galletas, podemos usar el accesorio de picar de la batidora o meterlas en una bolsa y machacarlas.
Las mezclamos en un bol con las nueces picadas y reservamos.

3

En un cazo derretimos la mantequilla a fuego suave y la incorporamos a las galletas, mezclando bien.
Con esa masa cubrimos la base del molde, apretando con los dedos o una espátula, intentando que quede nivelada.
Introducimos el molde en la nevera para que vaya endureciendo.

4

Montamos la nata y reservamos.

5

En un bol ponemos el queso, el yogur y el azúcar. Batimos hasta que quede una mezcla suave y bien integrada.

6

Hidratamos la gelatina en agua el tiempo que indique el paquete. Calentamos la leche y le añadimos la gelatina hidratada y escurrida, removiendo hasta que se deshaga del todo.
Añadimos la leche con gelatina a la mezcla anterior y removemos.

7

Fundimos el chocolate al baño maría o en el microondas y lo añadimos al bol, mezclando bien.

8

Incorporamos el Baileys, mezclamos, y finalmente la nata montada, mezclando con movimientos envolventes.

9

Vertemos la mezcla en el molde que teníamos preparado con la base de galletas e introducimos en la nevera hasta que endurezca, durante unas horas o hasta el día siguiente.

10

Para desmoldar, si vemos que está algo pegada al borde podemos pasar un cuchillo fino. Abrimos el aro del molde y ya retiramos de la base, quitando con cuidado el papel de horno. Hemos de manipularla con cuidado, no sería la primera vez que se me parte la base...

Tarta fría de queso y Baileys

Tartas para el verano

Y si os apetece una tarta fría con fruta, podéis probar también con esta de queso con coulis de mango. En ella podéis sustituir el mango por otra fruta, o incluso usar alguna mermelada.

Vota esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.