Bizcocho de calabacín y arándanos

¡Ya es temporada del calabacín! Y como todos los años dispongo de gran cantidad de ellos, directamente de la huerta. Así que este año he decidido hacer también postres con esta verdura, como esta receta de bizcocho de calabacín y arándanos que os traigo hoy.

Encontraréis que ciertas unidades están establecidas en tablespoons y teaspoons, aunque los pesos los he dejado en gramos. Para daros las cantidades exactas es más sencillo así, si tenéis dudas podéis consultar la entrada del blog sobre las unidades de medida americanas.

Calabacín y arándanos

El calabacín es una verdura con un alto contenido de agua, un 95%, y no tiene calorías, con lo que es muy beneficiosa para nuestro organismo. Lo ideal es consumirlo crudo y sin pelar, ya que en la piel es donde están la mayoría de los nutrientes. Esta receta podéis hacerla tanto sin pelar como pelado, os dejo la decisión a vosotros, pero si no lo peláis es importante lavarlo muy bien antes de utilizarlo.

Como no vamos a comer siempre calabacines crudos, podemos hacer multitud de recetas con ellos, como en tortilla o las siempre deliciosas cremas de calabacín. Pero también lo podemos usar en repostería, con lo que tendremos una forma divertida y apetecible de comer verdura. No os preocupéis, porque en los postres no notaremos el sabor del calabacín. Aquí lo importante es el agua que aporta, con lo que conseguiremos un bizcocho jugoso que se conservará así más tiempo.

Calabacines
Calabacines

En este bizcocho de calabacín y arándanos también encontraremos… arándanos. Son unas frutas del bosque de color azulado (o rojo) con bajo contenido en azúcares y alto en antioxidantes y flavonoides. Tienen un sabor ácido que encajará perfectamente en nuestros postres, como muffins o bizcochos, dando un contraste interesante. Una vez horneado, se integrará perfectamente dentro de la miga. Y además, con los arándanos también podemos hacer batidos.

Arándanos

Receta de bizcocho de calabacín y arándanos

CategoríaBizcochosDificultadPrincipiante

La realización de este bizcocho es muy sencilla y rápida, sólo hemos de tener cuidado de no machacar los arándanos al mezclar e intentar rallar el calabacín sin convertirlo en zumo. Si aportamos demasiada agua el bizcocho no quedará bien. Una vez horneado no notaremos ni las hebras ni el sabor del calabacín, estará totalmente integrado en la miga. El resultado será un bizcocho esponjoso y jugoso, no demasiado dulce, y con el contraste ácido de los arándanos.

Bizcocho de calabacín y arándanos

Preparación20 minsCocción55 minsTotal1 hr 15 mins

Ingredientes:

 2 huevos ligeramente batidos
 125 ml aceite de girasol
 2 teaspoons de extracto de vainilla
 100 grs azúcar blanco
 100 grs azúcar moreno
 180 grs calabacín rallado
 220 grs harina
 ½ teaspoon de sal
 ½ teaspoon de levadura
  teaspoon de bicarbonato
 1 teaspoon de canela molida
 125 grs arándanos

Preparación:

1

Precalentamos el horno a 175 ºC.
Engrasamos y enharinamos un molde alargado de unos 20 cm.

2

Pelamos y rallamos fino el calabacín, podemos hacerlo a mano o con el robot, pero sin convertirlo en zumo. Escurrimos el exceso de líquido que tenga. Reservamos.

3

En un bol pequeño mezclamos y tamizamos los ingredientes secos: la harina, la sal, la levadura, el bicarbonato y la canela. Lo reservamos.

4

En un bol grande batimos los huevos, el aceite, la vainilla, el azúcar blanco y el azúcar moreno hasta que queden bien integrados.

5

Incorporamos el calabacín y mezclamos bien.
Añadimos los ingredientes secos y removemos hasta obtener una mezcla homogénea.

6

Añadimos los arándanos y mezclamos suavemente hasta que queden repartidos por toda la masa.

7

Vertemos en el molde que teníamos preparado y horneamos durante 55-60 minutos.

8

Podemos comprobar que está listo si al pinchar con un palito éste sale limpio. Retiramos del horno y dejamos enfriar 5 minutos antes de desmoldar y pasar a una rejilla.

Ingredientes

 2 huevos ligeramente batidos
 125 ml aceite de girasol
 2 teaspoons de extracto de vainilla
 100 grs azúcar blanco
 100 grs azúcar moreno
 180 grs calabacín rallado
 220 grs harina
 ½ teaspoon de sal
 ½ teaspoon de levadura
  teaspoon de bicarbonato
 1 teaspoon de canela molida
 125 grs arándanos

Preparación

1

Precalentamos el horno a 175 ºC.
Engrasamos y enharinamos un molde alargado de unos 20 cm.

2

Pelamos y rallamos fino el calabacín, podemos hacerlo a mano o con el robot, pero sin convertirlo en zumo. Escurrimos el exceso de líquido que tenga. Reservamos.

3

En un bol pequeño mezclamos y tamizamos los ingredientes secos: la harina, la sal, la levadura, el bicarbonato y la canela. Lo reservamos.

4

En un bol grande batimos los huevos, el aceite, la vainilla, el azúcar blanco y el azúcar moreno hasta que queden bien integrados.

5

Incorporamos el calabacín y mezclamos bien.
Añadimos los ingredientes secos y removemos hasta obtener una mezcla homogénea.

6

Añadimos los arándanos y mezclamos suavemente hasta que queden repartidos por toda la masa.

7

Vertemos en el molde que teníamos preparado y horneamos durante 55-60 minutos.

8

Podemos comprobar que está listo si al pinchar con un palito éste sale limpio. Retiramos del horno y dejamos enfriar 5 minutos antes de desmoldar y pasar a una rejilla.

Bizcocho de calabacín y arándanos
Vota esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.